Control de Calidad

En Tradiporc sabemos la gran responsabilidad que supone nuestro trabajo. Por ello mantenemos todos los procesos productivos dentro de los más elevados estándares de calidad. La selección de nuestros verracos, su manejo, el cuidado de las instalaciones y unos métodos en laboratorio impecables son la única forma de garantizar los resultados en su explotación ganadera.

Contamos con la última tecnología en análisis de muestras. La gestión del centro se realiza mediante dos programas informáticos, IDENT e IDEE, los cuales garantizan la trazabilidad de las dosis seminales. 

Mediante el programa IDENT aseguramos un control del eyaculado desde su extracción hasta la llegada al laboratorio, ya que leemos con un lector el crotal del verraco, la jarra donde está su eyaculado y la persona que está realizando la extracción. Toda esta información quedará registrada en una etiqueta junto a la fecha y la hora.

La colección del semen se realiza en la sala de montas mediante un maniquí automático, el AutoMate , que permite una mayor higiene y seguridad del eyaculado ya que garantiza una menor contaminación del semen al no ser manipulado.

 

 

Una vez en el laboratorio, el programa IDEE nos integra todos los datos del eyaculado. La etiqueta obtenida en el laboratorio del centro de inseminación se lee automáticamente y nos abre la ficha del verraco que va a ser analizado. Aquí llegará también la información de la balanza con el volumen del eyaculado y  del Sperm Vision, programa que nos va a efectuar una evaluación de la concentración y la motilidad totalmente objetiva del semen.

 

 

Cuando la concentración y la motilidad progresiva de los espermatozoides estén por encima de los márgenes establecidos el programa pasará la información al SmartDispenser, que añadirá la cantidad necesaria de diluyente para el envasado de las dosis. La envasadora Mini- BSP (Minitub) también recibe toda la información del IDEE, de esta forma sabe los eyaculados de los machos que van a ser envasados y el número de dosis que van a dar.

Las dosis que se obtengan son selladas por ultrasonidos y están etiquetadas con toda la información relativa al macho, la fecha de envasado y la caducidad.

 

 

Una vez que las dosis han sido envasadas, son conservadas en una cámara a la temperatura adecuada y constante. Dentro de la cámara se realizan los pedidos, apuntando la dosis de cada macho que se envía a cada cliente. Una vez obtenida la dosis se recoge una muestra para los posteriores análisis de calidad.

El IDEE permite un análisis estadístico de los datos más relevantes de la producción, permitiendo una mejora continua tras su análisis.

Nuestras dosis destacan por: su alta calidad genética, imprescindible para la comercialización, baja grasa, gran cantidad de magro, por la ausencia de transmisión de enfermedades (centro de alta sanidad con controles serológicos periódicos), y por su durabilidad debido a que de cada eyaculado está sujeto a estrictos controles de calidad y a la utilización de diluyentes de larga duración.